T2x19 La música en la Prehistoria

El origen de la instrumentación musical, se encuentra en la prehistoria.

0
3709

Los objetos sonoros reconocidos podríamos datarlos de 40.000 años con el acontecimiento del Homo Sapiens Sapiens en el Paleolítico Superior, paralelos al arte simbólico y figurativo y están entre los primeros restos artificialmente perforados. Piedras, semillas, maderas, conchas, huesos, cuernos empleado como percusiones, silbatos, flautas, trompetas, lengüetas, arcos, bramaderas, instrumentos que producen sonidos arquetipos, la base del lenguaje sonoro y musical universal. Sonoridades con frecuencias e impulsos rítmicos fuertemente psicoacùsticos y psicodélicos (que activan la psique) empleadas en el chamanismo y en los cultos mistéricos de la antigüedad.

Ir a descargar

Para activar estos instrumentos y conseguir los justos sonidos hace falta una particular preparación técnica.

Hallazgos arqueológicos del Paleolítico Superior europeo identificados como posibles instrumentos musicales: sonajas de conchas, rascadores, silbatos, flautas y bramaderas en hueso.

También se utilizaban estalactitas como silbatos, vaciándose cuidadosamente el interior formando un conducto.

Siempre se ha hablado de las flautas como el instrumento más antiguo del planeta. En concreto del hueso de oso joven de las cuevas datado en 43.000 años, hallado en Divje Babe en Eslovenia como un posible pedazo de flauta realizado por el hombre de Neandertal. Pero siendo una «pieza» única, culturalmente aislada, para muchos especialistas quedan dudas. Mientras la evidencia de una cultura de los cilindros de hueso de grandes pájaros empleados como flautas con los agujeros de los dedos hace 40.000 años, como testimoniado por varios restos, entre los cuales la flauta de Isturitz datada 38.000 años de antiguedad. Ésta es la flauta que se indica como la más antigua.

Mientras las investigaciones de Walter Maioli llevan a considerar como las primeras flautas, los huesos de pájaros de los bordos refinadamente alisados sin cortes o agujeros para la embocadura y el dedo (numerosas entre los restos prehistóricos, que pudieron ser empleados como tubos sonoros: megáfonos, trompetas, silbatos o flautas oblicuas que embocados semitransversalmente, abriendo y cerrando con un dedo el fondo del tubo, y variando la fuerza de insuflación, pueden alcanzar bien 11 notas

Esta tipología de flautas, que son probablemente las más antiguas, aunque del hueso de Eslovenia, no ha sido nunca bien considerada en la valoración de los posibles hallazgos musicales. Así mismo los numerosos huesos, genéricamente definidos flautas, tendrían que ser principalmente estudiadas y catalogadas por tipologías. Para una reevaluación y descubrimiento de los instrumentos musicales del paleolítico.

Estas flautas son fáciles de tocar, basta con poner la boquilla, como bien dice la palabra, en la boca y con el dedo índice tapar y destapar el agujero inferior, dependiendo cuánto se tapase se consigue un sonido u otro.

En 2008, los arqueólogos descubrieron una flauta de hueso en la cueva Hohle Fels, cerca de Ulm, Alemania. La flauta tiene una boquilla en forma de V y cinco agujeros. Está realizada con un hueso de ala de buitre. En la misma zona se han hallado varios instrumentos más, con una datación de 35 000 años. La flauta de Hohle Fels fue encontrado al lado de las Venus de Hohle Fels.

La Venere del Corno

La figura de la Venus prehistórica. El arquetipo de la grande Madre, de la Diosa Fortuna, dispensadora de vida y abundancia.

Venus de Laussel, el bajorrelieve incidido en la roca, de 25.000 años, presente a la entrada de una gruta en Dordogna, Francia. En la mano derecha tiene levantado un cuerno bovino, quizás de bisonte, con incididas 13 incisiones. La particular forma del cuerno llama a la memoria la luna creciente, que da sostén a la hipótesis que las incisiones sean una posible notación en relación a las fases lunares y que corresponden al número de los días del primer ciclo lunar, de la luna nueva a la luna llena. El cuerno con las incisiones también es un instrumento musical a raspado, más conocido con el término Sur americano de guiro.

Entre las primeras incisiones y pinturas rupestres del Paleolítico superior se encuentran millares de representaciones de animales, mientras son raras las de humanos, y en la mayoría son zoomorfas. Las representaciones de instrumentos musicales y músicos prácticamente casi están ausentes, insólitos y controvertidos son los escasos hallazgos.

En el sur de Francia han sido encontradas una decena de representaciones de figuras antropozomorfas definidas «chamanes danzantes», entre éstos el famoso personaje de la Gruta de Trois Frères, que mimetizado entre los animales, está saltando. Representación que siempre ha sido no sólo objeto de atención de parte de los estudiosos de prehistoria porque se encuentra en un conjunto de incisiones sobrepuestas en tiempos diferentes, pero también por el objeto que tiene acercado a la boca, el que ha sugerido la hipótesis que se tratara de un arco musical tocado con la boca, un instrumento vastamente empleado por los pueblos de cultura primitiva, que lo tocan de diferentes modos entre que percutiendo la cuerda con los dedos o bien percutiendo la cuerda con una varita (flecha), la boca funciona como caja de amplificación, extraordinarios y fascinadores son los juegos de micro armónicos que se pueden conseguir. Una segunda posibilidad es que el objeto pueda ser una flauta, en este caso el personaje saltarìn decididamente recuerda al Kukupeli, el mítico flautista, portador de cultura, presente en las incisiones rupestres prehistóricas del Norte América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here